La cuestión de las orejas

conejo_orejas

Vivir como conejo, si bien no es muy difícil de llevar tampoco es tan sencillo como ponerse un pasa montañas.

Siempre me han caído mal los conejos calientaorejas, eso me mata.

Creo que por el simple hecho de ser conejos debemos vivir felices y sin la preocupación de buscar las palabras menos hirientes y las frases que menos daño puedan causar.

Hoy tengo a un conejo al teléfono. Me mata porque es un conejo calientaorejas, me dice que nos veamos, que comamos una Zanahoria o que veamos una peli de conejos hindúes.

A la hora de la invitación…es un conejo dispuesto

Si le llamo a su teléfono…contesta complaciente

Cuando hablamos por e-mensajes…los emoticones de conejos enamorados sobran

Al momento de la llamada para el encuentro…le da diarrea, las zanahorias no son narajadas, el cielo es verde y al final no salimos.

Mis orejas se cansan, eso dice un amigo gato, pero con ese conejo no pasa, las calienta, las enfria y yo sigo escuchando.

No sé si ser conejos para estos efectos es lo peor, claramente nuestras orejas son mas grandes.

Amo ser conejo, pero creo que con calientaorejas por ahí la vida se nos hace más difícil a quienes queremos las orejas para abrigarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: